. .
Atrás

Lleva tu contabilidad de todo emprendedor


Una buena organización de tu contabilidad es esencial. Para alcanzarla, te recomendamos los siguientes cinco pasos:

 

contabilidad

 

1. Ten un programa de facturación

La contabilidad de todo emprendedor debería empezar por lo más básico: la gestión y el control de los ingresos y los gastos. Un programa de facturación te puede hacer la vida más fácil. tendrás mejor gestión y control de tus ingresos y gastos y de los impuestos que pagas, sino que te permitirá llevar a cabo proyecciones de negocio más precisas e informes sobre tu situación financiera.

 

2. Lleva un registro de tus ingresos

Probablemente tus clientes te pagarán por ingreso a cuenta o efectivo, dependiendo del tipo de negocio que tengas. Sea como fuere, es bueno que guardes una copia de la operación para llevar al día lo que entra en tu caja.

Es bueno que tus ingresos por ventas los lleves ordenados cronológicamente (por mes) o por orden alfabético de cliente.

Ahorro

3. Lleva un registro de tus impuestos

Cualquier actividad empresarial está sujeta a impuestos. En Colombia, los emprendedores han de presentar diferentes modelos de declaración fiscal a la DIAN dentro de un calendario prefijado.

Es bueno que tengas una carpeta donde vayas registrando los diferentes impuestos que luego has de declarar en los diferentes modelos para cuando llegue la fecha de presentarlos. Si tienes duda de como realizar los formatos, impuestos o como llevar esta carpeta que te mencionamos aquí puedes solicitar información.

 

4. Lleva un registro de tus gastos

Como emprendedor no sólo es bueno que lleves un registro de tus gastos, sino que también los organices por categorías. Aquí va un ejemplo:

    • Gastos de márketing
    • Costes de ventas
    • Costes de oficina
    • Instalaciones y edificios (alquiler, costes de agua, luz, teléfono e internet, etc.)
    • Compra de existencias (materias primas y bienes acabados)
    • Honorarios legales y de contabilidad
    • Seguro y cuotas
    • Costes bancarios y de financiación
    • Sueldos de los empleados, cuotas a la Seguridad Social, etc.
    • Impuestos

 

5. Ahorrar tiempo también es ahorrar dinero

Esto te permitirá tener una idea clara del estado de tu contabilidad, pagar tus recibos e impuestos a tiempo (y sin sanciones o intereses por retrasos), saber qué cliente te debe dinero… Y no menos importante: te ahorrarás algún que otro susto financiero.

Por ello te mencionamos, un servicio de facturación puede hacerte todo este trabajo mucho más fácil, por lo que el ahorro de tiempo, dinero y energías será mucho mayor y tu negocio rodará con mayor eficiencia.

 

Deseas una asesoría gratuita de contabilidad

Solicita aquí


Compartir: